Un día imaginé esta carpeta...

Tenía muy claro lo que quería guardar en ella y que tenía que ser algo especial, que cumpliera con el siguiente propósito: ayudar a las personas a vivir de una manera más consciente y a morir con la tranquilidad de dejar algo de mucho valor emocional que acompañe y guíe a sus familiares y amigos a vivir el momento de la pérdida y el duelo de una forma más amable y serena.

Consciente de que no podemos prever cómo sucederán las cosas, tener un sitio donde poder ir guardando mis decisiones, mis deseos y voluntades me hizo sentir segura y tranquila.

Así creé MÁSDEMÍ.

Para cuidar de mi historia de vida y, también, de las personas que quiero.

Para que, cuando ya no tenga la posibilidad de abrazarlas o decirles lo que siento, encuentren en esta carpeta mi abrazo para ellos y mi paso por la vida.

Guarda de una forma sencilla y especial todo aquello que es importante y necesario de tu vida

Evita que tus familiares tengan que tomar decisiones por ti.


Rellenando la carpeta MÁSDEMÍ...

Y tu familia y amigos...

El proyecto MÁSDEMÍ

Tiene como objetivo aprovechar los beneficios de crear el legado emocional para vivir y morir mejor.

Vivimos en una sociedad que parece haber olvidado un hecho tan importante e inevitable como es: MORIR. No tenemos costumbre de hablar de la muerte y nos sobreviene cuando de repente nos la encontramos, ya sea porque se nos muere una persona querida o porque una enfermedad o accidente nos acerca a ella.

En ese momento suele cambiar el orden de prioridades, las preocupaciones, las inquietudes, aparecen temas pendientes, deseos no cumplidos y arrepentimientos por no haber pensado y hablado antes de algunos aspectos importantes que no nos hemos dedicado a cuidar.

Pero quizá en ese momento ya sea demasiado tarde para hacer ciertas cosas…

MÁSDEMÍ nace para que no sea demasiado tarde.