FAQS

Un funeral laico o civil es un servicio funerario que, manteniéndose al margen de las creencias religiosas, se centra en la persona fallecida y en su esencia.

Estas ceremonias aconfesionales están pensadas para hacer un homenaje a la vida y rememorar los valores, recuerdos y vivencias de la persona. Suelen contar con la presencia de un maestro de ceremonias y pueden incluir música, lecturas, recordatorios y todos aquellos símbolos o actos que se deseen para rendir tributo a la persona a la que se despide.

Puedes consultar más información en el apartado Funeral Planner de la sección Servicios.

El maestro de ceremonias es la persona encargada de dirigir el acto de homenaje y hacer que todo transcurra según lo diseñado.

Su misión es recibir y dar la bienvenida a los asistentes, explicar brevemente la manera en la que se va a proceder y a continuación dar paso a las lecturas y tributos que hayan preparado los familiares y amigos.

Tras el entierro, pondrá las palabras finales al acto para cerrar este último adiós.

Un legado emocional es un testamento construido a base de recuerdos y mensajes de amor para tus seres queridos.

Se compone de todo aquello que quieras transmitir y dejar constancia para tu pareja, hijos, amigos o futuras generaciones. Puede tratarse de memorias, álbumes, legados artísticos, recetarios pasados de generación en generación, vídeos y cualquier otro recuerdo que te haga ilusión y consideres que puede hacer feliz a todos tus allegados cuando tú no estés.  

Puedes consultar más información en el apartado  Legado emocional de la sección Servicios.

Cualquier cambio brusco o importante en la vida suele desembocar en un proceso de duelo.

Cuando ese cambio se produce por la pérdida de un ser querido (padres, pareja, hijos, amigos íntimos) la vida y la intimidad de quien lo sufre se ve alterada de tal manera que lleva a la necesidad de enfrentar una nueva etapa en la vida y gestionar una serie de sentimientos muy dolorosos y confusos.  

El Coaching para el duelo es un trabajo de acompañamiento para ayudarte a hacer frente a esta situación y conseguir superarla emocionalmente. Un espacio de intimidad y reflexión en el que poder reencontrar serenidad, claridad, esperanza, alegría y seguridad.

Consulta más información en el apartado Coaching para duelo de la sección Servicios.

Aunque a lo largo de la vida en ocasiones pensamos en la muerte, no vivimos con la conciencia de que en cualquier momento puede producirse. Sin embargo, hay momentos en que circunstancias cercanas a nosotros nos hacen pensar en nuestra vulnerabilidad.

La vejez, la propia enfermedad, la enfermedad de un familiar o amigo, la noticia de un accidente… En este momento se abre una reflexión dentro de nosotros que nos lleva a cuestionarnos y a afirmarnos en ciertos valores, convicciones y pensamientos.

Todos hemos hecho alguna vez un comentario sobre nuestra despedida y desaparición, tenemos claro lo que queremos. El legado sirve para que eeste pensamiento no quede en el aire.

¿Tengo que hacer un legado emocional o dejar planificado mi funeral si tengo 40 años y no tengo ninguna enfermedad?

¿Pues por qué no? Si eres consciente de que en cualquier momento puedes morir, cualquier momento es bueno para dejar dicho lo que sientes y qué te gustaría como despedida. Pensamos y planificamos muchas cosas a lo largo de la vida pero no planificamos este momento tan importante y que tiene tantas consecuencias.

¿Quieres dejarlo en manos de los demás?

El testamento normalmente lo haces para gestionar temas económicos. Esto va más allá. Esto va de amor por la vida, de amor por las personas y de conseguir vivir una vida auténtica y atrevernos a hacer lo que ahora no nos vemos con suficiente capacidad para hacer.

No hay un momento concreto para hacer un legado emocional y siempre lo puedes ir modificando o ampliando a medida que pasen los años.

Un buen momento es, cuando por algo que pasa en nuestro entorno, tomamos consciencia de que en cualquier momento podemos morir, como por ejemplo:

Cuando tienes hijos piensas en no dejarlos solos, en protegerlos y en facilitarles las cosas. 

Cuando hay alguna muerte repentina próxima a tu entorno.

Cuando alguien te cuenta qué bonita y auténtica ha sido la despedida de alguna persona, hecha con sus deseos.


Si quieres reivindicar una forma de vivir la vida alineada con unos valores.

Si eres consciente de tu vulnerabilidad, querrás dejar las cosas planificadas.

Si dejas dicho lo que te gustaría para tu despedida, tus familiares podrán realizar lo que querías con la certeza de que están haciendo lo correcto. Si no lo dices, siempre se puede generar la duda en lo que están haciendo, si es lo que te hubiera gustado o no.

Tú conciencia y atrevimiento en dejar dicho lo que sientes, les ayudará a transitar el duelo ya que das la oportunidad a las personas de tu entorno de cumplir tus últimos deseos, esto les hará sentir que están haciendo algo por ti, en el momento que ya no estás.

En algunos casos incluso servirá para que no surjan conflictos entre familiares que, en momentos de decisiones, pueden surgir.

Scroll Up